Productos relacionados con el tren motriz Sistema de gestión de motores de diésel

Este sistema electrónico de gestión del motor de diésel aumenta significativamente la eficiencia de la combustión mediante la alta presurización del combustible diésel (2.500 bar) y mediante el uso de un sistema de control de inyección de retroalimentación, lo que da como resultado un menor consumo de combustible y menores emisiones de gases de escape. 

Componentes

Unidad de control electrónica del motor

La UCE del motor controla el motor de diésel en respuesta a los cambios de velocidad realizados por el conductor mientras mantiene limpias las emisiones de escape del motor. Según la información proporcionada por los sensores, la UCE emite comandos a los dispositivos que controlan la distribución y la cantidad de inyección de combustible y mantiene limpias las emisiones de escape. También diagnostica si los dispositivos de control del motor están en buen estado.

Calentador de admisión

Sensor de temperatura de aire entrante

Cuerpo del acelerador electrónico diésel

El cuerpo del acelerador electrónico diésel reduce la cantidad de aire fresco que entra en el motor de diésel. Este dispositivo aumenta la cantidad de recirculación de los gases de escape (Exhaust Gas Recirculation, EGR), que es el proceso en que una parte de los gases de escape, junto con el aire fresco vuelve al motor, lo que reduce la producción de óxidos de nitrógeno (NOx).

Bomba de alimentación

En los motores de diésel, el combustible se inyecta y se atomiza en el aire comprimido y caliente en los cilindros, y luego la mezcla de aire-combustible se enciende automáticamente para producir el empuje. El combustible debe estar altamente presurizado para que se atomice e inyecte instantáneamente en el aire comprimido. La bomba de alimentación, un importante componente del sistema de conducto común, aumenta significativamente la presión del combustible suministrado desde el depósito de combustible.

Inyector de solenoide

En los motores de diésel, el combustible se inyecta y se atomiza en el aire comprimido y caliente en los cilindros, y luego la mezcla de aire-combustible se enciende automáticamente para producir el empuje. Los inyectores de solenoide inyectan el combustible suministrado bajo alta presión en los cilindros del motor. Estos inyectores de combustible, los principales componentes del sistema de conducto común, consisten individualmente en una válvula controladora que opera según las instrucciones recibidas de la UCE del motor (computadora) y una boquilla con un orificio fino de aproximadamente 0,1 mm de diámetro interno.

Conducto

El conducto es un depósito de combustible cilíndrico a prueba de presión altamente presurizado por la bomba de alimentación. El conducto, según el cual se denomina el sistema de conducto común, permite que los inyectores siempre inyecten el combustible con la presión óptima en los cilindros del motor.

Sensor de presión del conducto común

Bujía incandescente de cerámica

En los motores de diésel, el combustible se inyecta y se atomiza en el aire comprimido y caliente, y luego la mezcla de aire-combustible se enciende automáticamente para producir el empuje. Las bujías incandescentes de cerámica son dispositivos calentados eléctricamente que garantizan el encendido durante los arranques en frío.

Válvula de recirculación de gases de escape (tipo de motor de CC)

La recirculación de gases de escape (EGR) es el proceso de devolver al motor algunos gases de escape, los cuales se producen por la combustión del combustible en el motor. La válvula EGR del tipo de motor de CC controla la cantidad de recirculación de gases de escape. La EGR reduce la producción de óxidos de nitrógeno.

Sensor de temperatura del sistema de EGR

La recirculación de gases de escape (EGR) hace que una parte de los gases de escape de la combustión del combustible en el motor circule de vuelta al motor. El sensor de temperatura del sistema de EGR mide la temperatura de los gases de escape recirculados. El proceso de EGR reduce la producción de óxidos de nitrógeno. La identificación de la temperatura del gas de escape recirculado, EGR, puede realizarse más eficazmente.

Sensor de temperatura de los gases de escape

El sensor de temperatura de los gases de escape mide, como su nombre lo indica, la temperatura de los gases de escape del motor. Este sensor controla si un filtro de partículas diésel (Diesel Particulate Filter, DPF) se calienta a la temperatura óptima para quemar el hollín acumulado. El hollín acumulado a través del tiempo se debe quemar periódicamente para evitar que obstruya el DPF.

Filtro de partículas diésel para el sistema de reducción de NOx de partículas diésel

Instalado en el tubo de escape, el filtro de partículas diésel (DPF) elimina el hollín de los gases de escape de los motores de diésel. Los DPF están hechos de paredes de cerámica con muchos agujeros minúsculos invisibles al ojo humano. Cuando los gases de escape pasan a través de las paredes porosas, las partículas de hollín quedan atrapadas en el filtro.

Sensor de presión de gases de escape

El sensor de presión de gases de escape mide, como su nombre lo indica, la presión del escape en el tubo de escape del motor de diésel. Realmente mide la diferencia de presión de los gases de escape antes y después de que el filtro de partículas diésel (DPF) atrape el hollín de los gases de escape para indicar en qué medida el DPF está obstruido con la acumulación de hollín.